Programas de vigilancia de zoonosis y de la resistencia a los antibióticos en animales

Programas de vigilancia de zoonosis y de la resistencia a los antibióticos en animales

Contenidos

La normativa básica que regula la vigilancia de zoonosis y resistencias antimicrobianas es la Directiva 99/2003, que no establecía un sistema armonizado de vigilancia de las resistencias en los Estados miembro. Dicha armonización se ha producido a partir del año 2014 por la Decisión 2013/652, contando en la actualidad dicha vigilancia con cofinanciación comunitaria.

No obstante, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente viene realizando desde el año 2007 un programa de vigilancia de zoonosis y resistencias a antibióticos en animales siguiendo las directrices que elaboró EFSA (European Food Safety Authority) en agentes zoonósicos y bacterias comensales en avicultura, porcino de cebo y bovino de cebo. Esto ha permitido contar con un programa de vigilancia homologable al de otros países como Dinamarca u Holanda, posibilitando que EFSA pueda evaluar y comparar los datos y tendencias de resistencias con las de esos países. 

La vigilancia que se realiza sobre las resistencias a los antibióticos es de tipo epidemiológico, es decir, se utilizan puntos de corte epidemiológicos que detectan la emergencia de resistencias y su evolución. Los datos han reflejado una situación preocupante de altas tasas de resistencias frente a los distintos grupos de antibióticos, principalmente en avicultura y porcino y, en menor medida, en bovino. En la mayoría de las especies bacterianas incluidas en el programa de vigilancia, nuestros resultados han estado entre los más altos de los países que comunicaron datos. Además, tenemos tasas muy elevadas de cepas multirresistentes, principalmente en avicultura y porcino.

También han sido preocupantes las altas tasas de resistencias frente a antibióticos considerados críticos en salud humana, de manera especial frente a las fluoroquinolonas. 

La duración del WebSeminar será de 90 minutos aproximadamente (60 minutos de charla y 30 minutos para contestar preguntas de los asistentes). La sesión contará (además de con el ponente) con un presentador y un moderador que darán soporte técnico.